sábado, 31 de enero de 2015

Febrero



Gota a gota se desprende enero

y febrero llega con el brinco que no atinamos,

con la vida misma resguardándose,

pero con ganas de ser descubierta,

sin conocer que nos vamos hallando,

sin saber que juntamos el mar y el fuego.

Nos servimos en mates burilados

manos de artesanos, tuya y mía,

alcanzados por rostros, aromas, días,

que nosotros mismos repujamos, 

de lo que fuimos recordando

de lo que fuimos sintiendo,

caramelo si me ves agua y sed,

no fue sin previo indicio

que la tierra preparaba amor

en los cantones de tu alma,

desde antes que sonaran las cuerdas

sobre la piel breve y convincente,

concedida y admitida,

oh cariño, oh ternura,

flor humedecida por las lunas

invernales y  el sol de medio día,

efervescencia labrada en greda,

sobre la palma extendida,

vivamos ilógicamente

para deshacer lo perenne,

para alcanzar lo que está

a la mano y es nuestro,

    

 




miércoles, 28 de enero de 2015

Miel y sal



Ella puso sus manos en la poesía,

y extenuó al silencio,

humedeció los versos

con miel y sal de sus poros,

rechinó los dientes cuando abrió

la mañana salpicandola de ella,

chispazos de cerezas y pimientos,

de tantos, un olvido mas que un mirar,

cosechas de paisajes, olores,

coincidencias y polvo cósmico, 

pinceles de caminos escondidos

en el inmediato resplandor de un vistazo,

es azul la hora que se acerca,

como el planeta que permite.

Ella puso sus brazos en la poesía

y me sujetó a la raíz de su pecho

como la luna al mar,

como el viento a las alas.

Ella puso su corazón en la poesía


y me camina con sus dedos

describiendo a tactos

la capacidad  que tiene el fuego

de ser el baile que nos guisa.

y nos mantiene advertidos.


 



















martes, 27 de enero de 2015

Espacios




Las palabras ocurren

en los espacios del alma,

yo soy el hombre dispuesto a descubrir

en los del corazón tu nombre y

mis mas profundos anhelos,
 
almibar de amor azul 

por los  mares de sus ojos

navega un verso penetrante,

el sol merodea los pixeles de la piel

efervescente magnitud 

del cielo liberada,

su atisbo contiene 

las flamas del crepúsculo,

desde el sabor hasta la cuenca del apetito

está el aroma azucarado de los besos
 
que evaporan cualquier sublime amargura

por la fina abertura de un eco roto.

Hay alguien que muere por mi cada tarde

como yo vivo por alguien cada mañana,

y así queda la canción crepitante.

Tu recuerdo es de fosforescencia. 

Cuando me enamoro de ti,

fuera del mundo se alza  lenta la calma,
 
compañera de los ojos ávidos, vamos 

caminando hebra a hebra en la sencilla

cuesta de las partes propensas,







 

  


























lunes, 26 de enero de 2015

Fuerzas envueltas




 
Transito dentro, muy dentro

del día deshecho

de la incalculable oscuridad,

del serpenteante silencio,

Aún es un claro  atardecer

para contemplarme, te miro,

totalmente miel como la noche,

completamente azul como la tarde,

la mar se fractura en olas, en gotas

de lluvia con la luz en ramilletes.

Para sobrevivirnos retornan a la superficie

nuestras fuerzas ocultas

dentro de un capullo, de un puente,

cuerpo piel de durazno, labios de sidra,

segura sed,  pechos de tierra y flama,

ganas no por ganar sino porque las hay,

de ti quiero todas las notas 

de la melodía infinita y el cantar de las flores

con sus gritos de colores,

concebimos satisfaccion,

entre señales de libertad,

intermitentes luces de latidos.

Alrededor mio tus caderas 

pasteurizadas me ciñen,

en tus ojos de cosmos

donde se fijan mis besos,

donde se  humecta mi ser,

se doblan los campos de  cebada


con el viento de cara,

en ti, la tierra vive su mejor mañana

de la que quiero todo.








 























 






viernes, 23 de enero de 2015

Mujer






Quien supiera que hubiese pasado

o está por pasar,

hoy es un constante aún,

miel de capullo andino,

ave prudente, trigal azul.

Mujer, tu alegría atravesó

muy profundo mi pensamiento,


por ti vuelo a la flor

y la insignificancia del propio cuerpo

alcanza otra dimensión,

aunque se nublaran los ojos 

contigo las cosas duelen menos,

con la firmeza de tu compañía

hasta se componen.


Un grito eterno pediría auxilio al mundo

si no fuera por ti, mujer,

el cosmos no tendría noche, día

luz ni sombra, tampoco corazón

ni conocería de belleza y fantasía.

En mi anida el afecto

al que le pido por ti

esperanza, fe, alma,

vences cuanto misterio hay

entre el cielo y la mar.

Por ti mujer, puedo decir 

este momento es sólo tuyo y mío

o este viaje es el más hermoso

y ver sobre las sombras de los árboles 

el manto de estrellas que ofrece el firmamento.  

Mujer me enseñaste a recibir

en gotas tu ternura,

en relámpagos tu amor

y mis manos por ti 

no acarician el abandono. 

  


jueves, 22 de enero de 2015

La música de la vida




En mi escueto mundo

de cortos hechos,

memorizo las mejores cosas

en el ámbito de la nostalgia 

para luego recordarlas

despacito y con ternura.

En este caso el viento

no empuja ofertas,

ir para adelante resulta difícil,


y para atrás imposible.

Alentado levanto la mirada al cielo

sin nubes me da un vistazo despreocupado,

una sencilla cuerdita me sujeta

como si fuera un poderosa cadena,

los ojos arden por la intensa claridad,

solo los abro, cuando huelo

el aroma de las cimas de las hortensias

cuando escucho el aleteo azul de sus párpados,

yo le llamo mi lago, aunque alcen vuelo,

reflejando la blanca desnudez de la luna,

y el brillo de cuantas estrellas,

bato mis palmas encantado

ante el paisaje inexplicable.

Pero hay que estar en silencio

para absorber todo el resplandor 

salvaje de la noche,

para oír la música de la vida,

amo el instante que vivo,

aunque no tengo la verdad, la tengo. 



  




miércoles, 21 de enero de 2015

Palpar en ti la noche




Cada día es siempre

una fresca ocasión

para emprender de nuevo,

En el sílice, el revés

abandonó sus pies extraviados.

Semejas al pálido punto azul

en el aire que donas.

en los latidos de las blancas cordilleras, 

en la fuerza con que andas los pasos. 

Es tierno palpar en ti la noche,

mantente en tu garbo

ríe , canta, sueña, vuela,

para volver a ser feliz

liberaré mis afanes,

en la esencia añil, en la aurora,

como si fuesen aparejos innegables

en el opulento océano,

en el brillante cielo.

En esta tierra la vida es,

de tanto ir me agrada,

por sus sueños el corazón surca,

con este ser y no donde nos hallamos,

mi tez de greda y mi cuerpo 

de agricultor sencillo te minan

con la esencia del cosmos

con lo que a uno le acontece.

Es precioso amor, notarse en ti esta noche,

y saber que vine para tocar el mundo

en tus ojos de inmensidad.















Huesos púrpuras

Mujer tu nombre es el amor, rosa de fuego en la noche gélida de los andes, mi necesidad un cuerpo  que descubre sus misterios,  eres ...