martes, 30 de junio de 2015

Entre cantos y estrellas



En la verbena 

de San Pedro,

soy un poco 

como Pablo,

mientras la noche 

hierve en el hermoso

destino de advertir

crepitar el cielo

con cantos y estrellas,

siento la alegría

de conocer el mundo

teniéndonos al costado,

igualando los caminos

de tierra dura,

insinuándonos redondos

coloridos suspendidos 

en una rama,

llegando precisos cuando

es preciso llegar,

desanclando las alas

para ir con el viento,

a las aristas del tiempo,

aún más, quiero ir más,

más lejos del propósito,

mariposa o manzana

soltando la respiración

con voz de cristal

andando los bulevares

que se llevan por dentro,

es ahí donde te siento,

surcando las venas como ríos

que retoñan los valles,

aquellos que antes no 

lucían tu nombre,

de vid, de amor, de bonita.


En la verbena de San Pedro,

soy un poco como pablo
 
mientras la noche hierve,

el cosmos ya no es 

un viento en espera,

es el crepitar del cielo

en cantos y estrellas.





  




























sábado, 27 de junio de 2015

Sí me enseñas




Amor, amor

vamos a despegar

los píes del suelo,

sí tú no me enseñas

a moler el trigo

de las últimas horas

del atardecer,

y a ocultarme 

en el orgullo de una sombra

con el azul noctámbulo,

enséñame a ser tan simple

como tus manos desnudas

sobre tu cuerpo

calzada de manzana,
 
será por fin algo nuestro,

algo realmente nuestro,

sí me enseñas 

a existir donde sea,

a saber que vivir es amar

vuelo, sonido, calor

aliento con acento

a la piel del momento,

guitarra de voz resistente

donde se repara todo,

detalle a detalle,

¿cómo cambiarte por el cielo?

si eres el mismo firmamento

con todo y sus luceros,

con la inesperada tristeza,

y el temblor de ira en los labios,

enseñame a ser

la huella fresca

de una noche de ojos abiertos,

despojada túnica de luna 

indómita, sobre un mundo

en estado de continua depredación,

enseñame a ser sosiego

entre tus brazos de madre selva,

y a albergar tu imágen,

enamorada del muro en mi alma,

a tener tu boca de sangre

hasta que nazca el día,

y duela el doble,

enséñame a amarte 

como nadie lo ha hecho.















 

 



















 

martes, 23 de junio de 2015

Mujer infinita





Tengo la percepción

de que los días transcurren 

vertiginosos, entre el olor

de las frutas que amo,

y tú postura de entrega.

siento que el intervalo es escaso

como para ensamblar partidas,

este afluente no vuelve.

Cogeríamos, versus,

hubieramos cogido

el agua con las manos,

podría acercarse al concepto,

mientras fluye, refiere

como suena el grito 

de los peces terracota

detrás de los días,

llevados por el viento

hasta el centro del campo,

allí donde las palmeras

se reclinan sobre los arroyos

que amé sin que yo lo supiera,

cuando brincaba el hijo de la tierra

en las repentinas riberas

donde imaginaba amapolas,

e inventaba mi vida detenida

en el toque que me dabas,

detrás de las noches 

que no regresan porque

sueñan caminar su destino,

dentro en un río hacia la mar.

Frente a mis ojos gobernándome

un té de manzana, canela  y miel,

y tu gracia de mujer infinita.









                                                                             

















lunes, 22 de junio de 2015

A ti me dirijo




 Cómo no nombrarte, si es tuyo

hasta el secreto de mi voz,

aquel que me hace

bienaventurado en tono vivaz,

en lectura silenciosa.

Te llamaría para oir mi propia voz

solo si me oyeras para oirnos

a ti me dirijo,  escuchándome
 
con cierto contento, por el primer

y simple suspiro de mí,

miradita de café silencioso,

que transita estas lineas

en el tren para la capital,

con sus pies de niña colorida,

que atesora escaparse

de los pixeles y el teclado,

para escabullirse detras 

de una desconcertante mezcla

de sencillez y oportunidad

para no conversar a solas,

ni hacer uso abundante

de la economía de palabras.

Según el rumbo que quieras

en el tren, en las lineas, en el coloquio,

vas poniedo inmediato

ese cutis que me reivindica,

si deseas decir algo dilo

te esperaba querida, yo, y

el asunto que no nos quita el sueño

sino, nos lo devuelve despiertos

ven di algo, demuestra de qué estás 

bien constituida, haz que tus gestos

se dibujen en estas lineas

para escucharnos se precisan,

y luego si hay tiempo

vamos por los frutales del jardín interno.






                                                                          








sábado, 20 de junio de 2015

Anímate




 Animate con el sabor de la tierra húmeda

enredada en un suspiro jazmín de madrugada.

Con el raudo trino agitado del zorzal

emparejado en pos de curar el infinito,

que hoy, está en nuestras manos y debajo de las uñas,

ponte los abalorios de hojas verdes y de todas las flores

en torno al cuello para que se propague el cielo,

florecilla del lapso de lluvia extendiendo primavera,

que íntegra la ternura anuncie en mí sus labios,

y que las corolas se pinten como corolarios,

cuando en las alas del tiempo se tueste la tarde

entre cháchara y canto, entre pampa y campo,

fiel cariño que bebe la misma sed para compartir el agua

y ciñe a su pecho el agotamiento sino las manos o el dolor,

a un metro ochenta de altura y a ocho de luz y aceitunas

descubre con los destellos de sus ojos de fuerza 

el instante despejado de la esencia de las godecias.

Anímate a pintarle una permante sonrisa al portador de vida

hay que ponérselo de mil colores que no se marchiten.

Has combinado los racimos de finos hilos castaños oscuros 

con, qué verdad nos a tocado en el café por donde asomo

y reaparezco en la tierra, en el oceano, en la vertiente del río.

Anímate a desplegar tu canto bajo las aguas translúcidas

para que los pies de la luna dancen a tu ritmo, flor bonita

mejillas con calor de sinfonías entre los pétalos, tus manos,

me contactan con tu casa.  




















   








 

















 

 
.
 

viernes, 19 de junio de 2015

Lluvia para mi semilla



En el universo

de tus sentidos
 

me recojo.
 
Con el gusto
 

a silencios y sueños

me oyes

en los brotes 

de las hierbas

me tocas

con el amor

que alumbra 

lo que perdura


me ves 

con la satisfacción

que llena de paz

tus ojos

otro mundo

con corazón

y mira como
 
lo que sale de tu boca 

me limpia

como lluvia 

para mi semilla.







jueves, 18 de junio de 2015

Pradera de mi camino



Aunque entre tu y yo

se eleve la muralla mas alta,

y el almanaque corra despavorido,

con sus piernas idénticas

silvando la canción del olvido.

Aunque quepan dudas

como temores y vaticinios,

y  abandonemos la ternura

en vez de seguir arando, 

consternando otras noches

otras tarde con respiros

de fieras solitarias.

¿Acaso ahora que te pierdo

es cuando sé como amarte? 

¿Quizás si hubiera sabido quererte

y tu me hubieras querido?

pradera de mi camino,

grandes ojos buenos,


frescura terrestre,

te propalé en mi alma

con todos tus recovecos,

ahora dime  ¿y lo querido

como es que se olvida?

¿Cómo es que se mata

lo nacido?














miércoles, 17 de junio de 2015

Mi albergue



El canto del petirojo

me suelta una sonrisa

desde el cielo,

por un instante

se ausenta el dolor

que sobra, cuando

necesito que tu boca

me acurruque 

por partes y entero,

preciso, de ti;

la claridad del aroma 

donde se abre el día

para encarar la batalla.

pueda que le devuelva

calma a esta deriva

inténsamente sólida.

Indago entre las hojas

del texto que soy,

sostenido por tus palmas,

una palabra que haga

de tus ojos bonitos

dos rayos

que fragmenten

en partículas redondas

está fragilidad, 

veo en tus uñas

la intimidad

transparente del sustento

en el que te has vuelto,

de tus manos aprendo

cada instante,

que cada instante 

son tus manos

un prodigio,

ellas hacen la hora

de la lucidez,

y le dan tiempo al tiempo,

gracia a mi percance.

Amada mía, a veces

eres como mi aprieto,

y casi siempre

como mi albergue.



 


 

 

 





 

 





 




















lunes, 15 de junio de 2015

Somos dos





Ese hombre que me piensa

tiene mucho sentido para mí

sopla como el viento

florece como flor soberana,

aprendío a ser, 


raza, nación entera, destino,

alma izada en el navío,

e hizo un par de su boca,

como anillos de castañas,

besos de melón y frambuesa.

Descubrió entre sus manos

el mundo redondo

donde se asegura la calma,

duplicó un pecho

para celebrar que es hoy

y estar completo.

Quiere, de la luna

su cara clara y su lado oscuro,

preparó un refugio

donde cabemos; tu y yo,

mas todas las caricias.

Sobre un suelo de ternura,

mínimo, sembró amor

que como trigo alimenta,

ese hombre que me piensa

es libertad y de aquí

ambos partimos con vida

y con la lección de que, cariño,

somos los dos,
 





 
































Rosas juveniles





Cuando miro tus ojos

relámpago de rosas juveniles,

inesperádamente se vuelve

puro mi corazón,

y la esencia se torna visible,


esplendor escogido

de otra creación.


Toda la luz del océano

aguas de olas despiertas

bañan mi cuerpo y el tuyo.

Ondulante, van, vienen,

te sumerges en el van,

yo en el vienen; y, dóciles

tu van, tierna, me eleva,

te alza mi vienes, absorta, 

limpia mi piel, calma mi anverso,

la onda enciende mi espíritu

con un dardo de olor silvestre,

indomable antorcha en mi pecho,

tus manos llenas de mañana

son más limpias que el alba

y en cada meneo se pone tranparente 

el río de mi sangre.


sábado, 13 de junio de 2015

Saberte rosal




El ayer se puso zapatillas

y me dejó sin sombra

con un pie tatuado 

donde se lee, 

tal vez si o tal vez  no 

y todo lo contrario,

Permíteme empezar

que me tengo que crear.

como la mañana

en el canto del zorzal,

misteriosamente,

a través de la noche y el alma,

entre dardos de diamelas

y tangibles cosas inciertas.

Nazco, sin saber como, 

escucho el acorde apiadante

en el aroma que gotea


sobre mi lengua,

acabo de llegar

no sé ni dónde ni cómo,

las pupilas dilatadas

con las que mastico la vida

y pensamientos curvados

me dicen que te ame

sin detener el placer,

la palabra es otro sonido,

como los siete pétalos  

que navegan bajo el puente,

enciendo la mirada

que pregunta tu nombre, 

me pincharon las espinas,

hasta saberte rosal

y aquietarte en mi boca,

como mi torso en tu mano,

invisible, invencible, 

la tarde de otoño

vibra al pie de la escalera

sin ascender ni descender

al frente se pinta tu figura,


es como saber que de este modo

somos un espacio velozmente
 
ocupado por el hambre

de todo lo nuevo,




miércoles, 10 de junio de 2015

Encuéntrame



Encuéntrame en la vida

aunque tengas que mirar al cielo

con esos ojos vastos y elocuentes, 


para amar ese poco de superficie

planetaria que somos,

ese vuelo de palomas,

internándose en un manzano florido,
 
ese chispazo de colibrí 

que bebe del néctar añil

sin detenerse un solo instante,

revuelto, colorido lienzo de alevillas.

el antes y el despues no  importa,

localizame en la vida.


Encuéntrame en la sustancia

aunque tengas que cruzar,

el portal de las primeras horas

de las últimas tardes otoñales

con luz tibía chaclacaína,

para desnudar el corazón noctámbulo

en el centro del océano.

Encuéntrame en las metáforas,

que son de carne y hueso, que sienten,

que ríen, encuéntrame en el dolor

que no mata pero duele,

y en el asiento de atrás

del coche que conduces,

sí nos contemplamos sabemos

que va a pasar, otro norte no tengo,

mas que aumentar las estrellas

en el firmamento de tu espalda,
 
encuéntrame en la calle del aliento

en los ojos amplios de luz 

donde el universo concentró la palabra,

en un  blues del Mississippi,

en una pollera altiplánica

en los pies de los caminos arenosos,

en la piel experta en resistir el sol

y en las manos dichosas de la niña

tejedora de hualhuas, encuéntrame en tí

cuando abres la ventana y agradeces.




 

 

 

 















 

   




martes, 9 de junio de 2015

Otra realidad



Principia otra vez un fresco intento,

hacerse hermosa, consistente,

sólida para que pueda palparse,

mi corazón percibe la puerta de sus calles,

enmudece girando pequeñas aves,

regresa al alba para ensayar tonos

para que el universo siga vivo,

en medio del latido del día,

en medio del frío de la noche,

yo soy el que llegó y aún no se va,

mientras los sueños peregrinan con la brisa.

Morir es no arriesgarse

a empañar el cristal de alientos, 

a herir con una punta de luz la distancia,

a extraviarse en un cruce de palabras.

Enmarañarse es muy sencillo

pero volar en tu mirada lo es aún mas,

lucecilla bonita que irradia los elementos,

que cambia los tramos a caricias.

Tiene otro espacio abierto,

donde camina otra realidad

mis manos, cuando me toma

o se vierte en gotas, en vientos

en fuegos donde cocimos la tierra.



 





 





 



 



 

 

domingo, 7 de junio de 2015

Eres quien eres



Ella, como sirena

guarda siempre un reflejo

que la lleva hacia el agua.

En el inaudible uso, marcha.

No sé si mas vale empedrar caminos,

o hacer flores de porcelana.

Variaciones diminutas e incansables

cubren su forma sensible,

la esperanza edificó su hogar en ella,

y la greda confió en hacerla elegida,
 
un centella de luz trepan

desde sus pasos umbral,

hacia una mañana en el medio sueño

de una rudimentaria noche,

volvió uno a uno a ser los días,

a ser tal vez solo una hora,

aunque concretamente,

es quien es, vid amada por la tierra,

abrazadora alegría, fuente de mi sed,

sus colores cambian al ritmo de las olas,

turbada ante la continua destrucción 
 
de lo creado, ella equivale a un perenne 

lujo de la creación.

 

 

















Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...