jueves, 31 de marzo de 2016

Relámpago bendito



De tus ojos
miel,
greda, 
brega,
lumbre,
se suelta 
la sutileza 
del viento,
y lo que soy
que hice.

De tus ojos,
la tierra,
flamante estación
subiendo por los tallos
para descubrir 
la fruta
y todo mi ser
con sus manos de hojas
hace del corazón,
flauta de avellanas,
tambor de neón.

Tus ojos,
luna balsámica
amasando 
los cereales del cosmos,
oh mi amada,
para ti libré mi esencia
del enredo.
En ti comprendo
lo que existe,
duración, 
eclipse de lluvia,
tus ojos respiran
y yo estoy
como todos
empeñando en la vida.
De tus ojos,
relámpago bendito
todo. 



 
 

 

 

 



 
 
 

 



miércoles, 30 de marzo de 2016

Trigo sangre


Una ave ataviada
de agua y calma
en una pirueta
cruza del verano 
al otoño 
y un caprichoso 
aroma
recuerda el sabor
del valle abril.

Mucho polvo 
nos cubre,
ofrenda
del universo,
nuestro amor 
no es un concepto
ni un impulso de órganos,
caudal de lodo,
líquido silencioso,
iracunda esencia
hierbas, espesura,
nuestro amor,
entrega
hilos puros de sangre
fuerza de racimos,
allí se hicieron tus ojos,
y mis pies,
la noche y 
la aurora,

el talle del trigo. 




 


 

 
 

lunes, 28 de marzo de 2016

Juntos





 
Te elevas
como golondrina
como canto y parra,
ocurres
en el corazón
grano a gota,
entras
en la tierra,
a la noche,
en el sonido
con el que el verbo
aclara,
vive,

evoluciona
lo que soy
a lo que somos
para ser,
agua de río
estallido de luz,
fuego carmesí,
travesía,
verso, 
prójimo.









 



 



 
 
 
 
 





martes, 15 de marzo de 2016

Viaje desde el sol



Ella se desprendió
del sol un día
en que las nubes
todo lo cubrían
sólo para curar
la ceguera mía.

Cuanto viajó
la luz para ser cariño,
perfil cristalino,
matiz en rosa,
beso, aurora.

Con que velocidad 
se lanzó al vacío
para ser amaranto
y amarillo, rocío
en la punta de la astilla.

Cuanto tuvo que sortear
para ser sandía, terciopelo
verano, cadera, agua,
aire, aceite, gata sencilla.

Cuanto tuvo que suceder
para ser raíz, tallo, fruto
amor bajo la copa,
tierra, hombres, mujeres,
Cuanto tuvo que sobrevenir
hasta ilustrar y sembrar
el paraiso.



 

 
 

 
 
 
 




lunes, 14 de marzo de 2016

Semilla, caliza, vid



No hubo otro lugar
para disputarle
un día a la muerte
sino la tierra
semilla, caliza, vid,
suelo bajo las estrellas,
verbo en cuyo aumento
clarea la vida
que lleva tú nombre
fluído, gotas, sed
para el corazón mío.



Verano explosivo 
de maracuya,
aquí ocurrimos,
expandiendo,
contrayendo 
el infinito,
oh entera naturaleza
aparta de mi 
el vistazo inútil,
el rapto de serpiente
que transportan mis ojos,
y ocúpame con tus
labios ígneos,
repentina rosa
de los bosques
aurorales,
descúbreme 
con tus pupilas 
recién amanecidas.



 
 

 

 

 
 



 



domingo, 13 de marzo de 2016

Lirios



Salvado 
por el sabor de lavanda.
El alma se comunica
como alga,
como jaspe,
como aceituna,
como gata dócil,
como fruta.
La vida 
desde sus profundos
orígenes
separa con mis manos
el sueño de las frías
luces de los astros
para distinguirte,
aurora de los almácigos
de alegría,
tú estás contenta
surcando en la ternura
para llegar a la gran 
cresta clara,
quizás tú con tus ojos
vivos de luces limpias
tal vez yo chirimoya
llevado por el viento,
mi carne es alma
en tu mirada, 
allí donde respiran
los lirios y se alza 
la mañana. 



 
 
 
 
 

jueves, 10 de marzo de 2016

Emulando



Como tratando
de emular lo que eres,
la tierra repuesta
de su modorra
libera en mi mano
la última papaya,
y la sonrisa fucsia
de las rosas.

Los pájaros arco iris
embanderan los cielos
en incansable aleteo
e inacabable amor. 

El jardín llena
una vez más
mi existencia,
con aroma de flora
empujada desde
la intimidad del universo,
ante la que me postro
la incorporo, la rastreo,
la hiero y licuo.

Amo la confianza
con la que irradia 
la piedra sus olores
de olivo, de grano, de vino,
tiene tu voz, tu calidad
de fruta entera e itinerante,
explica con el grito
con el que se abrió el mundo 
con el que entendió el cosmos.

Mis versos paridos
al otro lado de la ventana
alcanzados por sorprendentes
destellos de miel
de avena, de tubérculo 
con sabor a valle fértil,
intentan escribir lo que eres
desde la oscuridad
desde la flor inédita.















miércoles, 9 de marzo de 2016

impecable



En un soplo
tu mirada rápida,
sonriente,
como las nubes
envuelven el mundo.
Esa mirada fugaz,
en mi
se hace interminable,
se expande 
en mi sangre,
en mi poesía 
al aire libre.

El palto florece
como cada marzo
sobre el suelo
sofocado por el sopor
del verano limeño,

A las cadenas
no le faltan eslabones,
persistencia
ni personas sujetas, 
como al aire brillo
cuando te roza
la despeinada mañana,

Todo termina por morir
menos la vida
ni sus sílabas de sangre
savia, piedra
ni la expiración 
de cada tarde.
ni las palabras
que se estiran, encogen,
dilatan y cambian de estado,
ni la enigmática profundidad
con la que tu impecable cuerpo
y tus ojos miran.  







  

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...