martes, 24 de mayo de 2016

Caminos


Sangre 
de la mañana
bajo el instante
mas sombrío 
que ha sostenido
el cielo,
nacen la lluvia,
álamos, tejados,
lo claro del sol
y el eclipsado fango.

¿Cuál es mi cometido
sino los caminos?
 Qué son los caminos
sin misiones?
las hojas fruncen
las sílabas esmeraldas
en un tronar de dedos,
mientras el pasado 
llega envasado 
y con preservantes.  


Senda agitada,
eminente amor,
amor, amor, amor, 
bravo suspiro,
el tiempo arrastra 
los residuos 
en el espejo,
consistencia sin aspecto,
comprensión,
el viento de la vida
vence con la luz
de tu blanca acción,
parque de eternas
caídas y ánimos
llanura del cisne,
germen del día,
voz de agua y salitre,
hay una taza de café
y aceite en el pan,
también un legado álgido,
irrumpo en mis ojos
para no apropiarme
del aquel que dice
eres tu mismo, 
crustáceos llenos
de temor infinito,
hay que anotar
nuestros nombres
en la piedra,
para sujetarnos luego,
en la inmensidad, 
nadie se va 
de este mundo 
sin saber que 
anduvo en él





miércoles, 18 de mayo de 2016

Exiguo




Mis pies de exiguo
viajero
han mantenido 
mi corazón
andando 
sobre la fría piedra,
la boca lee 
la dureza de la roca
haciendo hilera 
frente a la muerte.

Mi gesto 
atrapa 
una bandada de calor
que voló 
desde mas allá del cielo,
sobre todos 
los despeñaderos
llenos de multitud 
de polvo de estrellas
y soles evaporados 
en cualquier dialecto,
hasta donde
la tarde es un viento 
que me recoge por la calle,
entre la casa 
del productor de sombras
y el escarmiento 
de la vida en la arcilla.

Las palmas llenas de despedidas,
y el sabor de la saliva sencilla,
la piel sin letras, abierta
a la inquietud de los
rayos de cualquier lengua
incrementan el coraje
del oleaje
de todas las tardes.

Me siento de sentar
en lo lejos
para dejarme ahí.
Ha de moverse
sólo la pluma de mis dedos,
hacia el llamado
al que nadie responde,
sólo porque nació
un astro con cabellera 
amarilla y fragancia 
de selva nómada.

Mis exiguos pies
son como los tuyos,
por eso somos amigos,
pasajeros, compañeros
en pasos,
andando sobre la fría piedra.

Una luna decapitada
atraviesa 
el oscuro firmamento,
en el momento
que repico
tu cintura
hasta despejarme
de la ecuación
que cargo en la mirada,


Yo amándote 
como el ave al viento
que la mece, 
como la carne
al tiempo que la forja,
mis venas de ciclo
conocen 
la ternura de las tuyas,
gotas, follaje, océano
sangrante desde 
el cosmos al recuerdo.









  









lunes, 9 de mayo de 2016

Radicales libres



Mi pecana inquieta
extiende al universo
y propaga en mi
la piel del viento,
la oportunidad
es un papiro
a la mitad 
del centro del oído,
o quizás el punto
en que la muerte muere,
continuando, rotando
dos lunas crecientes
en los pechos
que muerden 
la oscuridad,  
el corazón
de todas 
las soberanías
es una vida 
recién inventada
en una pupila
que viene 
por la calzada 
de puñados,
flores y sepulcros,
en su inmensidad
palpitante conserva
un lugar para mi,
en su cuerpo
se inventó el álgebra,
allí se humedecen 
mis manos secretas,
que son propias
de la rosa, 
pétalos que respiran
y en cada exhalo
destrulle mis vallas,
mis vallas
despliegan sus fragmentos
por las quebradas 
subacuáticas
de cintura y astros,
mi pecana inquieta
envuelve la luz 
que contienen 
dos radicales libres,
uno que aspira, 
mientras ella emana
el cosmos en mi sangre.


                             Imagen de la red
                             
                            

















viernes, 6 de mayo de 2016

Afonía



La noche 
vestida
con su piel 
exploradora,
equipada
con la vetusta
esencia
del cosmos,
me donó
la quietud 
discrepante
de la tierra.

Ni la contemplación
a la mitad profunda,
ni el agobio
mas depurado,
transformaron
tu silueta
captada 
en las mieses
del tiempo,  
tu gusto
a mango 
crepuscular,
y labios de patria
rebosante. 

Oh cariño,
luminosa figura,
relámpago
de precisión
singular,
has avanzado
desde la intacta
afonía,
desde las chirimoyas
libertas,
hasta la música
que crece
en la aurora
para aclarar
mi rumbo
por dentro 
y por fuera 



                                Imagen de la red











miércoles, 4 de mayo de 2016

Partícipes



La mañana vocifera
su aroma
por todos los rincones,
ella tiene arrojo,
se rehace
en cada pueblo,
por cada vena
ama y ama
semilla a semilla
desde el sol de mayo
hasta la uva desmedida
del jardín donde
los viejos árboles
rehúsan extinguirse
al pie de unas aves
que cantan colores
de frutas flamantes
en medio de mil espinas.

A la mañana 
le gusta llegar temprano,
añil como la tierra 
para ponerle
alas al alma,
avena viajera,
alimento silvestre,
deshojada es tan sencilla
como sus palmas
partícipes,
geológicas,
claras,
mientras el hombre 
es del aire
que toma,
y la mañana 
que lo envuelve
ambos empeñados 
en ser uno
sin abandonar
su propia esencia.





Imagen tomada de la red





martes, 3 de mayo de 2016

Pertenencia


Amor, ven a ver
como a pocos
se destierran 
los cirros,
la distancia,
las dunas, 
el estío,
como se convierte
la superficie
en nuestro refugio.

La noche desangra
en gotas azules
su silencio 
en clave de sol,
mientras se mezcla
la piel 
en nuestros dedos
hasta otorgar
los últimos misterios
del fluido de ciruelos
que alimenta 
los vacíos,

Ven a ver, amor,
como se logra 
ser tierra 
y encontrados
en cada surco
enredadera, aroma
en cada resplandor 
de labios,
atardecer naranja,
luz de otoño,
rocío matinal.
río, cause al mar

Ven a ver, amor 
como nos corteja 
el universo
y nos da la pertenencia.




.Imagen de la red















lunes, 2 de mayo de 2016

Vital



El vocablo 
piedra
rasga 
hasta el núcleo
su grito.
Magro canto
de ti busco 
liberarme,  
hay destellos
en el aliento
hidropónico,
del atroz amor
el terso lado puro
donde los colores
se apilan 
como granos
sobre la tarde 
de pájaros
y árboles
de pájaros 
y hombres.

El fuego 
viene de la luz
y la hojarasca
de otoño
Bajo la luna.
resentida
elevaste 
la suave firmeza
para ser luz, fuego
y apaciguar 
la noción,
tierna lavanda,
reproduce
su claro sigilo
hasta el último confín, 
mi cuerpo y 
el tuyo
son una sola fuerza,
¡cuanto se ha dudado
cada noche!,
hasta que el amor
nos abrió
los pétalos del día,
lejos de la tierra
y de la noche.
donde la claridad de 
nuestro amor 
sucede vital.



Imagen de la red








,









Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...