domingo, 29 de enero de 2017

Banderas



Mi cuerpo tiene más banderas rojas
que tú venas,
sobre tu regazo de piedra verde
el sol cae perpendicular,
de ti viene lo que perdura,
lo que resiste,
lo que nos descubre la mañana
a borbotones,  
no preciso el océano
ni el regreso de la ola
para beber el agua que viertes,
sin cascara, desnuda, limpia, 
tu tienes la risa contagiosa del rocío,
el viaje que comienza en los pies
o en las alas que llevas,
yo sería sólo una proteína interestelar
pero soy un lugar, una criatura
que empuña el tiempo
y los aromas del mundo,
en los ojos de ardiente cauce,
el objetivo de la vida es lucha,
inquietud, movimiento,
ante el brutal silencio que no culmina.
Yo sería una proteína interestelar
pero mis tallos empolvados
sorben la lluvia azul
para romper la muerte con la semilla,
soy quien toma el aire de tu aliento profético
para componer las manos con el amor,
migaja de luz fugaz,
soy un corazón para ti
con la misma edad del cielo.













 

sábado, 28 de enero de 2017

El arrojo


Tú eres mis alas que se agitan,
el origen de la brisa,
el epílogo de la luz,
la cadencia del rocío,
la permanencia de las flores,
el solar de aromas silvestres,
la mirada novedosa,
la boca de coraje, brinco y riesgo,
lo que hayamos sobre las nubes,
lo que se pinta entre el sol y la lluvia,
el arrojo imprescindible,
la antorcha a la vuelta de la esquina,
la mano que me arropa,
la eternidad de este instante,
la azalea de mis sesos,
el engranaje del futuro,
la alegría de la estrella,
el paso del universo,
la espiga que se dora,
el rescate del tiempo,
el camino  evidente,
la naturaleza brotada de la entraña del océano,
el canto en la cima de la colina,
la intensidad, la nación, la obra,
la leche para mis huesos,
la traducción de la palabra y el silencio,
la senda hacia ti,
la ardilla del alfabeto,
la piel de la resurrección,
la succión del picaflor,






 










viernes, 27 de enero de 2017

Ichu y tórtolas



Estás en todas las mejorías 
de nuestro origen,
en todos los elementos,
júbilo del bosque,
aire fresco del camino,
sueltas los nudos de la noche 
con tu claridad terrestre,
errante del amor
germinas en el pespunte de la madrugada,
de ahí vienen las cosechas,
huerta habitada de ichu y tórtolas,
geranios y picaflores,
retorno al constante amparo de tu paso, 
mientras secamos nuestros miedos,  
esencia verde que se insinúa entre el asfalto
para no seguir muriendo,
a veces se mata lo que se ama,
por ti calla el cielo y corre el río,
se liberan los capullos,
colores del momento impredecible,
simple lugareño de agua y fuego,
mis palabras ligadas al polvo
y las tuyas sangre que irriga el horizonte,
detento el entusiasmo incansable del leño,
lo demás acontece en ellos,
veo en tus ojos lo que extirpo de mi,
intercambio de fluidos,
tienes la mirada desvestida
como si todavía fueses agua.



 
 














jueves, 26 de enero de 2017

Refugio


Soy para quien eres
ubérrima, el fruto inmortal
que humedece mi aridez y sacia el hambre,
eres la materia prima única
con incontable valor agregado,
de tu pecho la luz aprendió
a ser noche y día, el eterno vaivén
de mi sangre en tus ojos,
de tus ojos en mi sangre,
bálsamo para la lesión mas profunda,
eres la respuesta viva
que colma mis réplicas noctámbulas,
el rumbo que condujo mi empeño,
las palabras difícilmente nacen de la boca
cuando escaneo tu alma,
tu zumo se infiltra en mi visión mas íntima,
mi apacible, mi cariño, mi alberca amplia y áspera,
semblante sereno que es en todos los verbos,
humedad en mi boca,
la tierra no hizo mejor cosa que ponerte sobre ella,
aire de estrellas, mis manos te respiran
por cada rincón del firmamento,
en tu tierra me suprimo para ser tu,
sangre del amor mi esencia es tu refugio.




     








miércoles, 25 de enero de 2017

Sigo


Sigo siendo el que se fortalece
y debilita en el alba de tu cuerpo,
al que admiten la fuerza de tus brazos,
el que se topa y no le basta la noche
porque siente el vaho del infinito,
en ti se apilaron todas las autonomías
y tocas la austeridad de mi poema,
tu eres el prodigio enfático 
lleno de vitalidad 
sigo siendo el instante de asombro,
el ámbito de la súplica, el punzante
debate entre la cizaña y el trigo,
el que, al amanecer a la luz de tu rebozo
pronuncia los secretos de tus ojos,
el enamorado de la amistad
que de ellos fluye,
encima de mi corazón llueve
las fragancias de tu esencia,
con sílabas de aguacero,
todo en ti fue logro,
terminaste con el avance de las sombras
abriendo con los dientes pasillos de luz,
mujer, amor, nada de lo que se ama
lo guardo en el cofre,
todo lo que vale la pena se da.
Sigo siendo el alcance de tu lengua,
celebración que inauguro,
halagos que pervierten,
avancé mas allá del apetito y del hecho,
paladeo tu angostura colorada,
contuviste en tu centro cual vasija
la ternura eterna.
Sigo siendo la espuma 
que ofende tus labios,
y se teje en tu figura exasperado,
el que lee en tu torso
las memorias benditas,
el que se queda ciego
ante el resplandor de tu alma,
¿como es que me incluyes
en el universo de tu esencia? 
edificas los días con las piedras de tus entrañas
y yo sigo siendo.





 





martes, 24 de enero de 2017

Sustancia de piedra



Refleja la tarde,
las hermanas están en casa.

Sustancia de piedra,
en ella suenan las palabras,
me cubre con algodón,
bóvedas y gemidos, 
la oposición coexiste
entre la alteración y la estabilidad,
sobrevuela calor lácteo,
consentido apetito,
eres mi pulpa nívea, mi apasionada,
mi inspiración de la conciencia,
mis áreas peliagudas de deseos,
mi soberana exquisitez, mi esfuerzo de tisú
y astillas escurriéndose en medio del talle.

Fruto de sangre y lumbre
que enrojecen tus labios,
alcanza y abandona mi piel, 
soy el espíritu conciso del arenal
que asciende ondulante hasta tu garganta
para descubrir los misterios de tus entrañas,
de tu huerta celeste, en tu valle está mi hogar,
aquí resplandece el sol mas que en otro lugar,
tus ojos bajan a la tierra y la fecundan,
tu boca un vaso lleno para mi sed,
soy el indigente al pie de tu puerta,
al pie de tu fundamento de arándano,
huelo tu soplo de viña fértil,
mastico tus fascinantes hendiduras,
enjuago tus pies con mis besos cactáceos,
y los seco con mi traje de barro contaminado,
con mi mirada de canto silencioso,
tu eres mi axioma bendito, 
yo la consecuencia de tu voz
empacando tu actitud de docilidad
sobre el matorral de mi infancia verde,
no te inmovilices, sigue andando.  





 




 






 
 
    

miércoles, 18 de enero de 2017

Luciérnagas



Melodía de espiral en mis ojos,
¿a dónde irán las luciérnagas?  
Reconozco el olor de tus huellas
cuando siento el ritmo nocturno
de tu inspiración íntegra,
las invocaciones se columpian
entre la luz y el silencio,
piedra, limo, manos,
mezclando el universo,
así nos defendió la vida
de nosotros mismos,
así aprendimos a ser semejantes,
la tierra y el viento,
la raíz y el chubasco,
el sol sale para todos
sin dejar un cabo suelto,
así empezó la naturaleza,
soltando gotas a diversa altura
sobre la palabra luego poesía
mi temporada es el de las frutas,
no antes ni después,
gajo de uvas incontenibles,
argumento de paz en tus ojos,
deja que llegue a mis manos,
que la armonía de tu pan
no se ciegue en mi boca,
me arraigo en el rocío de la rosa
que el sol secará tarde o temprano.








 







lunes, 16 de enero de 2017

Abismo de luz



Qué simple eres,
enérgica geológica,
aflora de nuevo el corazón 
que te descubre,
he localizado el trayecto
en el aire reunido
dentro de tus pupilas
de cima, de mar,
hay un amparo real,
algo que en verdad existe
a tu talle de hogaza
pongo mi hambre
y le facilito mi alma,
mi identidad surge
a través del entusiasmo 
de tu boca de manzana,
resurjo cuando de tu risa
aprende a reír el cosmos,
se como despepitar la uva
y masticar la carne,
con un hueso partido
giro sobre mi eje
donde no lo hace el mundo,
contigo mujer, situé
como nunca antes
mis pies sobre la tierra
con mi corazón hecho
de sal propensa a las palabras,
con mi corazón inventado
para el abismo de la luz
que nos escucha en silencio. 



 


 

domingo, 15 de enero de 2017

Pertenencias



Mis pies conservan el olor
del suelo por donde andan
hoy también el dolor.

Existe un entender que,
sin entender, experimento,
y es más vasto que todo 
lo entrañable, como todo 
lo efímero, soy improrrogable.

Este trozo de tierra me concierne,
con todas sus trabas
suple al mundo entero,
no estás aquí para completar
mis parajes desérticos
y ponerle un ramo de hortensias
con tallos envueltos
en el inagotable esplendor
con que la lluvia
sacude las palabras, 
a ti te pertenece lo ingente,
lo presente, lo remoto, 
lo indispensable, lo perenne y fugaz,
no me rehúso a seguir mi instinto
de aberturas y pájaros,
voy azucarándome por las orillas,
mientras la ciudad
presenta un rostro de aguacero,
si ves que me es difícil andar
por favor deja que lo logre,
la comida hecha en casa
tiene la naturaleza de la luz
cuando llegamos tarde a la noche
con sabores sin nombre
y truenos secos de ira,
quiero estar completo 
para cuando se dilate el tiempo,
del otro tiempo en ruinas,
y escaparnos una semana entera
a donde los rayos coincidan
con los puentes, 
pero falta una horas para el alba,
para que mensajees
a todos los titubeos de mi cuerpo
que soy preciso
a la luz de la sombra
o de las pastas repetidas 
hasta las huellas digitales 
con quien necesitas
asfixiar capullos en la boca
y escuchar la voz del túnel,
o con quien puedes robarle
gracia al alma. 



 


 



 

domingo, 8 de enero de 2017

Labranza



Un manto oscuro 
absorbe a su paso el último fulgor
y se bebe la primera estrella,
inagotable es la conciencia
que se pliega sobre su espalda,
vuelvo a respirar sin consumirme
su labios laten contra la extinción
en los límites tersos del tiempo,
escojo la flor cósmica de sus susurros,
el día se fortalece de las noches
su amplitud me dedica una fruta,
lleno de su propio ser de paz verde 
en la intensidad de su expresión
mirada de orilla, 
universo de labranza, 
un aire apto
me devuelve al calor de sus entrañas,
soy un río transparente
en pos de una gota de océano.
 
A las diversas superficies de la oscuridad
la clara curva de su atento talle ,
en nuestras huellas se mueven
los sentidos de las sombras
y yo sujeto mis manos a ella.





 

domingo, 1 de enero de 2017

2017



Surgí al verano de un nuevo año
desde el instante donde sin motivo
aprendí a quererte,
erigí con aves
y clamor de rayos cuajados
el ancho vuelo del hogar triado,
me extendí mas allá de lo próximo,
de la inmediatez que ofrece
el mundo sin follaje ni canto,
irrumpí y escapé de otras vidas 
para cambiar la compresión
de la esencia de las cosas
y prevalecer a las fronteras
temporales del orden,
donde no alcanza la voz
ni adelanta el silencio,
resisto arropado de agua,
el viento sopla en el acarolado
pelo de mi origen,
me esparcí como semilla
diente de león,
soy todo cuanto progresa,
quebré la copa del aspecto,
libre del costo terrestre,
no soy mas víctima
de los inconvenientes,
formo parte de la hogaza
y de la astilla,
no hay raíz como la mía
en el suelo donde callan los grillos,
yo fui impregnado 
con voces de piedra
para penetrar el centro,
de todos los elementos
tus ojos trasladan
lo indispensable al cosmos, 
se como es la patria
de las sustancias,
conozco lo que viene entonces
como pez que emerge 
de las profundidades de la sangre
para distribuirse a la intemperie.
























Huesos púrpuras

Mujer tu nombre es el amor, rosa de fuego en la noche gélida de los andes, mi necesidad un cuerpo  que descubre sus misterios,  eres ...