domingo, 16 de julio de 2017

Orquídeas I



No sé si es caer, pero caigo 
en el abismo hipnótico de tus pupilas,
hoyo negro 
donde la luz tiene razón pero no asidero.
Vas cubierta de mar, 
me falta hogar si no me empapas 
oh propietaria de los Nibelungos,
traes en tus ingles la hazaña nórdica,
sorteo oscuras cúspides, fríos valles,   
aún cuando me falta parte de la mente, del cuerpo,
me amparas en el centro de un beso
dado como lluvia a tierra mansa,
me extravío pero no de amor
cada gota da alcance al océano,
tu boca hace verosímil el zumo del espacio,
llevo tu rastro de melaza asida en mis brazos,
mi corazón sale por mi boca,
y en tu pecho izquierdo se reconoce
la raíz salvaje que suministra mis venas,
tus dedos deshilacharon el vigor de mis escollos,
estallido vigoroso de la tierra y el mar,
tu vida no es una búsqueda de excusas,
nadie te salvó sino tú misma,
la rosa de invierno perfiere abrirse en amarillo,
amarilla la luz que sabe y suena,
contra todo pronóstico tu energía
de ti salió el día, las orquideas
en ti se hizo la vida 




  
 
 
 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Huesos púrpuras

Mujer tu nombre es el amor, rosa de fuego en la noche gélida de los andes, mi necesidad un cuerpo  que descubre sus misterios,  eres ...